Info! Estamos trabajando en nuestra página web.
Si tuvieran cualquier problema o anomalía, contacten teléfono (+34) 687 240 449. Disculpen las molestias.

Salud sobre ruedas

 

 

En nuestro último artículo os hablábamos de las ventajas que, para el medio ambiente, tiene el uso de la bicicleta. Si el hecho de que ésta no emita gases que afectan a la calidad del aire, reduzca la contaminación acústica o descongestione nuestras calles parecen pocos motivos para su uso, a éstos se les suman una serie de ventajas que pedalear tiene para la salud. 

El ciclismo es un deporte que aporta infinidad de beneficios. Andar en bicicleta es un magnífico ejercicio y una espléndida forma de moverse por la ciudad. Aquí os ofrecemos algunas de sus ventajas, según el informe "Salud y Bicicleta" del Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte:

- El pedaleo es un ejercicio cardiovascular. Es una de las mejores actividades para quemar grasas y, por tanto, para luchar contra el colesterol. Con el ejercicio del pedaleo el ritmo cardíaco máximo aumenta y la presión arterial disminuye.

- La posición de la espalda mejora. Con la postura que adoptamos al montar en bici, levemente inclinada hacia delante sobre el manillar, fortalecemos los músculos de la zona lumbar de la columna.

- Fortalece las rodillas, una de las articulaciones que más sufre a la hora de hacer ejercicio, ya que se trata de un deporte de bajo impacto. También tonifica los músculos de las piernas.

- El ejercicio hace que desaparezca el estrés. El cerebro se oxigena más y el cuerpo segrega hormonas que nos hacen sentir mejor. Montar en bicicleta y pedalear es uno de los mejores antidepresivos naturales que existen.

- El sistema inmunológico también nota los beneficios. Como casi todas las actividades físicas, favorece el fortalecimiento de nuestro sistema de defensas. Además, la actividad cardiovascular aumenta la segregación de endorfinas, la hormona de la felicidad, lo que hará que tengas una agradable sensación de satisfacción tras el ejercicio.

Después de todo esto, ¿a qué esperas para montar en bicicleta?

En TBKbike estudiamos la ergonomía de nuestras bicicletas para sentir el máximo confort

El trabajo muscular y la distribución de la fuerza  repartida por todo el cuerpo es un aspecto esencial cuando montamos en bicicleta. Cuando pedaleamos todo el cuerpo está en acción. 

El trabajo de toda la musculatura que interviene a la hora de montar en bicicleta debe ser de forma equilibrada. Cuando todas las fuerzas musculares están trabajando de forma equilibrada experimentamos, a pesar del esfuerzo que realicemos, una sensación de confort.

Por ello, en TBKbike hemos estudiado al detalle la ergonomía de cada uno de nuestros modelos. La clave está en la postura básica y que sea dinámica. La regla de oro cuando montamos en bicicleta es: "piensa que estás en movimiento". 

En nuestros diseños, la geometría propicia que el torso se incline ligeramente con un ángulo de entre 60 a 70 grados. Esta ligera inclinación apenas nos resta visibilidad. El punto débil de esta geometría es que las muñecas deben colocarse adecuadamente sobre los puños. De otro modo pueden darse molestias en el brazo por un cierto encogimiento de los hombros. De ahí que el manillar, no sólo su diseño sino su posición, sea esencial.

Es fundamental, además, que la altura del sillín sea la correcta. Por esto no basta sólo con escoger la bicicleta de tu talla. Hay que tener presente que la altura del cuadro de la bicicleta es sólo una medida orientativa. La clave está en el montaje de la tija de sillín, el manillar y la potencia que lo sujeta. Estos tres componentes deben estar perfectamente montados con criterios ergonómicos.